El Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), también conocido como plusvalía, presenta complejidades para el contribuyente que, a día de hoy, todavía no han sido solventadas por el legislador. En VORLEGAL, como despacho especializado en Derecho Administrativo, tratamos de dar luz sobre las cuestiones más problemáticas en la práctica y las posibles dudas que se generan con este impuesto.

¿Cómo se acredita el valor del inmueble?

Este es un punto importante, ya que los casos más viables de reclamación son en los que no ha existido ganancia patrimonial a la hora de realizar la transmisión del inmueble.

Según las últimas sentencias que están recayendo sobre este asunto, los Juzgados están dando más importancia al valor que conste en las escrituras del inmueble. Sin embargo, también se están admitiendo pruebas distintas que sirvan para acreditar que efectivamente no ha habido un incremento patrimonial.

Algunos cuestiones referidas a la prueba son las siguientes, aunque hay que tener en cuenta que Juzgado puede valorarlos conforme a diferentes criterios:

  • Se pueden aportar ofertas de portales inmobiliarios (tales como idealista, fotocasa, etc…), siempre que sean de ofertas relativas a inmuebles de similares características.
  • Los valores catastrales al alza no son válidos, pues no demuestran de por sí la plusvalía.
  • Los inmuebles adquiridos hace más de 20 años necesitan de una prueba más completa y detallada para acreditar que no ha habido incremento de valor.
  • No es clara la posición respecto a actualizar el valor de adquisición conforme al IPC, pues algunos tribunales lo admiten y otros lo rechazan. El Tribunal Supremo está pendiente de decidir.
  • Los gastos de urbanización del terreno no pueden tenerse en cuenta para probar la inexistencia del incremento del valor, pues son posteriores a la adquisición y transmisión; ni tampoco los gastos de notaría, registro e inmobiliaria; ni el beneficio contable que se obtenga según las nomas del Impuesto de Sociedades o del IRPF.
  • En caso de adquisición por herencia o donación, se estará al valor que conste en la escritura. La Administración suele atender a si son valores “simulados”, por lo que será recomendable aportar pruebas complementarias.
  • En caso de reparcelaciones urbanísticas, si el terreno es urbano en el momento de la transmisión, queda gravado por el impuesto y se atenderá a su valor en ese momento.
  • En caso de arrendamiento financiero, el impuesto se devenga cuando se transmite la propiedad del terreno (cuando se ejercita la opción de compra). El TS actualmente está pendiente de decidir si, en estos casos, se entiende que se produce un incremento de valor con la transmisión.

Entonces, ¿en qué casos puedo reclamar la plusvalía?

El primer caso, aunque menos frecuente, es el de los terrenos que no tuvieran valor catastral o este no fuera notificado individualmente al contribuyente. En estos casos no se puede exigir el pago de plusvalía.

Hay que tener en cuenta por otra parte, que el 6 de diciembre 2019 el Tribunal Constitucional entendió que este impuesto sólo es confiscatorio cuando la cuota del impuesto es superior al incremento de valor obtenido en la transmisión. Por ejemplo, si el valor inicial de un inmueble era de 100.000 euros, y posteriormente se vende por 115.000 euros, si la plusvalía fuera por importe de 14.000 euros, la misma no se podría recurrir, ya que es inferior al incremento de valor obtenido con la venta.

Por tanto, el caso más frecuente en el que se va a poder reclamar la plusvalía es en el que no se ha obtenido beneficio patrimonial con la transmisión del inmueble. En estos casos, el contribuyente debe probar la antijuricidad del daño, esto es, una clara pérdida de valor de los terrenos, para que se declare esta responsabilidad.

En último lugar, recomendamos atender al plazo de prescripción, pues una vez pasado el plazo de un mes desde la liquidación provisional, las posibilidades de revisión de las liquidaciones firmes son limitadas (sólo cabe instar la nulidad, revocación o rectificación de errores) y difícilmente estimadas.

Si tienes cualquier consulta sobre plusvalía municipal no dudes en contactar con nosotros.

Araceli Vilar Rebolo

Asesora legal de Vorlegal.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *